Cien Años de Soledad.

Cien años de soledad puede ser sin duda uno de mis libro favorito. Mi relación con la lectura ha pasado por varios estados de ánimos, no he sido constante a través de los años, voy desde la obsesión de no soltar un libro, hasta no leer en meses incluso años. Sin embargo, siento que ahora que lo retomé, desde hace más o menos un año, no voy a dejarlo, y esta declaración representa mi primer compromiso ante este blog, el cual debería permitirme alcanzar la vida que sueño, con la implementación de nuevos hábitos que me hagan más próspera y me acerque a lo que esté fuera de lo convencional y a parte me haga feliz.

Gabriel García Marquez 1927 – 20014

El Poder de la lectura

El tipo de lecturas que más me han atrapado han sido casi siempre las novelas históricas en la que ronda una historia, que se desarrollan en medio de un hecho histórico real en cualquier época y lugar del mundo. Cada libro que me leo, y me marca, me da nuevas ideas, señales, conocimientos, contrastes, ponen en mi mente pensamiento que antes no tenía y por eso quiero perpetuar esté hábito de por vida, porque me hace diferente, además de más culta jajajaja.

¿Por qué Cien Años de Soledad?

La rebeldía de mis años escolares hicieron que mi primera lectura obligada e inconclusa de este libro fuera vaga y aburrida, dejándome llevar por la confusión de tantos nombres parecidos o iguales, sin querer poner reparo en entender nada. Cuando empezó mi afán por la lectura, ya en la universidad, llega a mis manos esta obra por casualidad. A medida que iba leyendo imaginaba la vida en Macondo, pensé que de esa manera habría transcurrido la vida de comunidades primitivas (aunque la historia se desarrolla en el siglo XIX), donde absolutamente todo era novedoso y fantástico, sin darme cuenta, durante la lectura, me encontraba comparándolo con los tiempos actuales donde tenemos tantas cosas a nuestra disposición que a veces los hechos más repugnantes y maléficos o los más maravillosos y agradables, pasan desapercibidos ante nuestros ojos e incluso, en algunos casos, no logran ni asombrarnos.
En Cien años de Soledad todo es novedoso y en mi caso me sentí absolutamente seducida por la curiosidad del José Arcadio Buendía en su afán de entender el funcionamiento de las cosas más simples, hechos que son cotidianos y convencionales en los tiempos de hoy, son descrito con la fascinación de la primera vez.
Durante los primeros años de fundación de Macondo, la estructura del Estado, como ente que regula la forma de vivir en comunidad de un territorio o país era extraña y reciente, con su arbitraria potestad de establecer fronteras, y por un momento imaginé cómo sería no ser regidos por gobiernos, donde las normas de convivencia o leyes son establecidas de acuerdo al día a día de sus habitantes, a lo que funciona y a lo que no, a lo que se aplica y adapta a la situación de un pueblo naciente donde lo mas mínimo es novedoso, vivir de acuerdo a su descubrir diario. Llegó un punto, durante la guerra civil comandada por el Coronel Aureliano Buendía, que sentí extraña la existencia de los Estados y su necesidad de imponerse en tierras que a veces ni conocen, sobre comunidades que han ideado su estilo de vida a través de costumbres milenarias que tienen sentido propio. Todo lo anterior forma parte de una idealismo en la era actual.

Cómo te imaginas a Macondo? Tienes algún retrato mental?

Ahora durante la lectura por 4ta. vez me doy cuenta de cosas diferentes porque no soy la misma de cuando la leí hace 5 años.
A continuación, les presento personalidades de las que tengo referencia y para quienes Cien años de Soledad es su obra literaria latinoamericana favorita, destacando que muchos de ellos son públicamente conocidos pero no tengo muchas referencia de algunos:
  • Bill Clinton, Presidente de los Estados Unidos (1993-1997 / 1997 – 2001)
  • Juan Domingo Argüelles, escritor, poeta, crítico literario mexicano.
  • Pablo Neruda, Poeta y escritor chileno, señaló que “es la mejor novela que se ha escrito en castellano después del Quijote”.
  • Franklin Chang Díaz, fue el primer astronauta y físico costarricense de la NASA con 7 misiones al espacio. Señaló que “Macondo me recordaba mi infancia en el pequeño pueblo de Altagracia de Orituco en los llanos de Venezuela. Mi personaje favorito era Úrsula por su entereza y fuerza de carácter”
  • Hugo Gutiérrez Vega, poeta, escritor, actor, catedrático, diplomático y académico mexicano.
  • Isabel Allende, escritora chilena se refería a Gabriel García Márquez como “el maestro de los maestros”.
  • Mario Benedetti, escritor, poeta, dramaturgo y periodista uruguayo
  • Julio Cortázar, escritor e intelectual argentino.
Para la audiencia que se leyó esta obra ¿A qué edad se leyeron Cien años de soledad? ¿Les dejó alguna reflexión? Cuál es su episodio o personaje favorito?
Todavía me queda mucho que decir con respecto a este libro, de seguro sacaré mas reflexiones personales al respecto.
Atte. Virgi
Escrito en marzo ce 2018.