Descubre como tu máquina perfecta, TU CUERPO, funciona de manera más eficiente.

Aviso de Responsabilidad:

Este artículo es de carácter informativo, no toma ningún perfil especifico de salud, no pretende sustituir ningún diagnóstico ni opinión médica, condiciones particulares e individuales aplican y deben ser tratadas por especialista médicos.

 

Con este artículo abro un tema que tocaremos de manera recurrente, ya que hay mucha información disponible y como siempre no todo es blanco o negro, hay matices y vale la pena analizarlos para abrir nuestra ventana de conocimiento, lo cual nos da poder.

Nota: Los tips están en la última parte del artículo, sin embargo, considero propicio ampliar un poco acerca de como funcionan nuestras hormonas.

El desequilibrio hormonal y sus efectos sobre nuestra rutina diaria.

Detente un minuto a pensar, deja todo lo que estamos haciendo, porque el estilo multitasking definitivamente se apoderó de nosotros, y hazte la siguiente pregunta: ¿cómo me siento?, No te quedes con lo primero que viene a tu cabeza, sólo te pido 5 minutos para dejar que fluya sensaciones.

¿Qué parte de mis hábitos y rutinas cotidianas me sientan bien y cuales no?

¿Qué me cae bien y que me cae mal?

Si por ejemplo, noto que cuando como un determinado vegetal me causa una inflamación inusual, saber identificar que quizás ese  alimento no te favorece. Sin embargo, para llegar a esta conclusión tan simple, debemos elevar nuestro nivel de consciencia y estar presente a la hora de comer, por ejemplo, y saber que genera malestar o satisfacción en cada sentada.

“La medicina de uno  puede ser el veneno de otro”

Pensar, recordar, comparar y finalmente realizar ciertos cambios que podrían parecer insignificantes, pueden tener efectos sorprendentes sobre nuestra calidad de vida.

Las hormonas son responsables de regular muchos procesos que ocurren en el cuerpo. Las hormonas regulan el apetito y el metabolismo, los ciclos del sueño, la frecuencia cardíaca, la función sexual, el estado de ánimo en general, el grado de estrés y la temperatura corporal.

Entender el funcionamiento de ciertas hormonas nos permitirá auto diagnosticarnos de manera responsable (personas que sufren de una patología específica deben tomar en cuenta todos los elementos de su condición) para que de modo general asociemos la posibilidad de algún desequilibrio hormonal, tanto en hombres y mujeres, con las prácticas y rutinas de nuestro estilo de vida.

“Nadie te conocer mejor que tu mismo, sólo debes reconectarte con tu cuerpo”

Las hormonas mantienen el buen funcionamiento de nuestro cuerpo y actúan de manera sinérgica con nuestros órganos, si estos últimos están realizando sus funciones de manera correcta y eficiente nuestras hormonas estarán en equilibrio, de lo contrario estamos ante desequilibrios hormonales que afecta nuestro rendimiento, capacidades creativas, estado de ánimo, nuestra apariencia física, deseo sexual, etc. y en algunos casos esos desequilibrios se asocian al tipo de vida, alimentación, rutina de ejercicio o ausencia del mismo. Las hormonas tienen efecto dominó, el desequilibrio de una, afecta a todas las demás.

No es suficiente llevar una buena alimentación para encontrar el tan ansiado equilibrio, es necesario la suma de otros factores como dormir profundamente, manejo de situaciones de estrés, salir del sedentarismo e inactividad física, meditar, entre otros factores.

Seré breve y nombraré solo algunas hormonas:

HORMONAS METABÓLICAS

  • Leptina: Estimula los niveles de saciedad luego de comer (entre otras muchas funciones).

En términos simplista: Se segrega por los tejidos adiposos. Viajan a través del torrente sanguíneo para darle el aviso al cerebro que luego de iniciar el consumo de alimentos, impulsado por el hambre,  nos encontramos saciados y es tiempo de parar de comer. Cuando somos resistente a esta hormona, podemos comer de más, más allá de la sensación de satisfacción y saciedad, lo que aumenta el riesgo de sufrir de obesidad.

  • Grelina:  Estimula las ganas de comer.

Es sintetizada por las células endocrinas P/D1 ubicadas en el fundus gástrico. Aumenta cuando nuestro cuerpo, a través de la sensación de hambre, pide nutrientes para su funcionamiento y disminuye a medida que vamos comiendo y sentimos saciedad.

“El equilibrio entre ambas hormonas evita los llamados atracones”.

HORMONAS DEL ESTRÉS

  • Cortisol: La segregación de esta hormona está controlada por el hipotálamo en el cerebro, la glándula pituitaria y la glándula suprarrenal. Su función principal es reaccionar ante situaciones de peligro o emergencia. Adapta el ritmo corporal de acuerdo a la situación que estamos enfrentando, sobre todo si amenaza nuestra integridad física, es decir, casos muy puntuales, sin embargo, al dispararse por constantes situaciones de estrés es muy perjudicial para todo nuestro sistema.

Efectos negativos de la segregación constante:

  • Inhibe el sistema inmunológico (disminuye defensas), ya que se requiere toda la energía de nuestro organismo para atender el llamado de alerta.
  • Demanda gran cantidad de energía, disminuyendo la dedicada  a llevar a cabo otras funciones.
  • Desata el hambre y la ansiedad.
  • Propicia la acumulación de grasa.

El cortisol y la insulina están muy relacionadas. Cuando comemos alimentos procesados disparas insulina y el cortisol se eleva, te incita a comer más y desgasta los músculos (TERROR)

  • Insulina: Segregada por el páncreas, controla los niveles de azúcar en sangre, y permite tener el aporte de glucosa necesario para la síntesis de gastos de energía (en caso de una alimentación que no restringe carbohidratos).

Cuando nuestro combustible principal es la glucosa (por medio de la ingesta de carbohidratos) el páncreas libera insulina y permite llevar la glucosa a todas las células del cuerpo para llevar a cabo sus funciones.

La insulina también influye en el metabolismo, así que de ella depende la pérdida o ganancia de peso en armonía con otras hormonas. Independientemente de cual sea tu fuente de energía (grasa o glucosa) debes tener niveles de insulina normalizados para propiciar la perdida de peso . La resistencia a la insulina es precursora de muchas enfermedades como la diábetes tipo 2, problemas cardiovasculares, infertilidad, síndrome de ovarios poliquístico, depresión y enfermedad neurodegenerativa como el Alzaheimer o demencia.

«Si tu dieta aporta poca glucosa, las células utilizan más grasa como combustible».

HORMONAS SEXUALES

  • Testosterona: Hormona sexual masculina, también es secretada por las mujeres. Ayuda a quemar grasa corporal, fortalece los huesos y desarrollo de los músculos, mejora el líbido, etc.

Sin embargo, la edad y el estrés pueden causar una disminución significativa de los niveles de testosterona en hombres y mujeres, lo que lleva a la pérdida de densidad ósea, pérdida de masa muscular y obesidad cambios de humor repentinos.

  •  Estrógeno: Hormona sexual femenina segregada por los ovarios, responsable de regular el ciclo menstrual y reproductivo. Su desequilibrio está vinculado a la disminución del deseo sexual, acné, resequedad vaginal, aumento de peso, infertilidad, cáncer de mama, entre otros muchos síntomas.
  • Progesterona: AMO ESTA HORMONA se produce principalmente en los ovarios y en el cuerpo lúteo, el área que se desarrolla después de que ocurre la ovulación, (de aquí la importancia de tener la certeza de que se está ovulando, más allá de que tengamos la menstruación o sangrado mensual).

Beneficios de la segregación de esta hormona:

  • Asegura un embarazo saludable.
  • Nivela el estrógeno (deben estar en balance).
  • Permite que se afine el endometrio.
  • Previene cáncer de seno, típico de una exceso de estrógeno
  • Mejora el funcionamiento de la tiroides.
  • Reduce inflamación.
  • Genera músculo.
  • Promueve el descanso.
  • Protege o reduce el riesgo de sufrir enfermedades del corazón.
  • Te da mayor resistencia ante el estrés.

HORMONA DEL SUEÑO.

  • Melatonina: es la hormona que regula el sueño y la vigilia. Manda al cuerpo las señales que es momento de bajar las revoluciones, de acuerdo a nuestro reloj biológico, el cual nos dicta cuando despertar y cuando dormir. Su segregación se ve alterada cuando realizamos acciones que van en contra nuestro reloj interno, como por ejemplo, el efecto jet lag propio de alterar horarios por algún viaje, personas que tienen horarios nocturnos de trabajo, alterar las pulsaciones haciendo algún tipo de entrenamiento cercana la hora de dormir o comer a altas horas de la anoche.

Mientras dormimos, el cuerpo libera hormonas de crecimiento que ayudan al cuerpo a sanar, mejora la composición corporal y desarrolla músculo magro. Pero si no dormimos bien, este proceso de curación se interrumpe, causando estrés, y en última instancia, llevando a un aumento de peso inducido por la inflamación. 

EFECTO DOMINÓ DE TUS HORMONAS.

  • Niveles elevados de insulina en sangre = Eleva niveles de cortisol.
  • Segregación del cortisol constante = Acumulación de grasa en tejidos adiposo, y propicia la ansiedad, activándose la señal de falsa hambre. Grelina en acción.
  • Falsa hambre y altos niveles de ansiedad = Resistencia a la Leptina quien intenta indicar que estamos satisfechos pero el cerebro no atiende a su llamado por dejarse llevar por la ansiedad (cortisol) y no por la respuesta del sistema digestivo.
  • Cortisol = baja niveles de testosterona.
  • Testosterona baja  en hombre = por la obesidad (resistencia a la insulina), falta de un sueño
  • Niveles elevados de estrógeno = progesterona asociados a problemas de infertilidad, estados de ánimo y humor irritables, dificultada para conciliar el sueño.
  • Sueño deficiente y poco reparador = cortisol, ansiedad, antojos, atracones (insulina), infelicidad.

Este ciclo puede iniciar en cualquier punto, tiene millones de variantes (a demás que intervienen otro montón de hormonas) y un caso no se parece a otro pero una vez que estamos frente a una disfunción, alteración, deficiencia, etc. inicia el circulo vicioso del malestar, la enfermedad y la fatiga.

 TIPS PARA REINICIAR TUS HORMONAS.

 

  • Asegúrate de lograr un sueño reparador durante la noche (te propongo mis rituales de higiene nocturna, en mi programa Estilo de Vida: Salud Funcional).
  • Durante la comida trata de estar presente, es decir, aléjate de todo aparato electrónico y degusta tu comida, cada bocado, que tu cerebro y aparato digestivo estén en sintonia. Evita distracciones.
  • Planifica actividades al aire libre, ten contacto con la naturaleza, camina descalzo en la playa o grama.
  • Desarrolla la fortaleza para tener mayor resistencia a los niveles de estrés de la vida cotidiana. Práctica ejercicio de respiración profunda que te permita ser menos reactivo.
  • Identifica sensibilidades e intolerancias alimenticias para reducir o eliminar definitivamente lo que te hace daño.
  • Libera la hormona de la felicidad (endorfina) a través del movimiento físico, libera esas sensaciones de placer que te aleja del sedentarismo del que somos víctima hoy en día. Con una buena caminata de 40 min. obtienes todos los beneficios que tu cuerpo necesita para iniciar ese equilibrio que estamos buscando.

¿Qué hábitos te hacen sentir enérgico, lleno de vitalidad, alejándote del malestar y la fatiga ?

Escrito en noviembre de 2019.

Atte. Virgi