«Expresa gratitud a tu cuerpo con acciones»

El pasado mes de enero realicé mi primera charla en Panamá a la que asistieron casi todas las personas que confirmaron su asistencia.

Esta iniciativa surge de la necesidad de hacer un llamado de atención sobre el poco conocimiento del origen de nuestros principales malestares de salud, estando desconectados de nuestro centro, ya que pasan inadvertidas aquellas señales que nuestro cuerpo trata de transmitirnos para darnos a entender que algo no está funcionando de manera óptima.

Cuando hablo de señales, quiero hacer la siguiente diferenciación entre señales visibles y señales silenciosas:

  1. Señales visibles son aquellas que nuestro cuerpo nos emite sin tapujos y que no pasan desapercibidas: Un alimento que emite señales visibles o palpables al momento de su ingesta en ciertas personas es EL GLUTEN, ya que se presenta de manera inmediata causando pesadez, migraña, alergias, inflamación, etc. Los diagnosticados celíacos.
  1. Señales silenciosas: lo mas crítico ocurre cuando no las sentimos, o peor aún cuando esas señales se hacen evidentes a futuro, no los relacionamos con aquellos alimentos enemigos que va causando poco a poco y de manera silenciosa afectación en nuestra salud.

El mensaje mas importante que quise transmitir fue que nuestro cuerpo nos avisa, a través de señales y mensajes y podemos percibirlos si recuperamos de manera consciente nuestra conexión física y mental, que en los tiempos de hoy está un poco distraída con tantas obligaciones. AHORA SOMOS MULTITASKING, nos perdemos del presente, privándonos del placer de comer y saborear los alimentos, en cambio encendemos la TV, vemos las redes sociales y en ocasiones no hacemos un STOP en el trabajo, perdiendo esa conexión entre nuestro cerebro y el sistema digestivo.

Nos desconectamos de esas señales al hacer todo automático sin disfrutar el proceso… nos quedamos dormidos con la TV prendida, contamos mecánicamente las repeticiones en el gym, sin hacernos consciente del trabajo de cada músculo, contamos las horas para que acabe la jornada de trabajo, para que llegue el fin de semana, para que se acabe la semana y así.

Cualquier malestar lo resolvemos con una pastilla o medicamento que no hace otra cosa que poner un pañito de agua tibia a un síntoma y no a la raíz de nuestros verdaderos problemas de salud que son detonantes de complicaciones luego de años.

Usemos a nuestro cuerpo como un laboratorio de sanación.

Las señales mas obvias que emite nuestro cuerpo vienen cuando ingerimos azúcar y los alimentos procesados, que causan una primera sensación de placer y euforia, para luego sacar sus verdaderos efectos a través del decaimiento, cansancio, cambios de humor y falta de productividad. Sin embargo, nos acostumbramos a sentirnos fatigados, inflamados, sin energía, porque estos productos están llenos de componentes que nuestro cuerpo no es capaz de digerir porque no son esenciales, el cuerpo no los necesita.

Entendamos, y luego tu tomas tu decisión, que la industria de alimentos es la única que se beneficia de mantenernos comiendo todo el día. Cómo? Causando adición por comer a cada rato. Cómo? agregando azúcar, edulcorantes artificiales y químicos a los productos. Para qué? para maximizar su sabor, alargar su duración, y mejorar su presentación y colores. Quién se beneficia si sólo comes cuando te da hambre real? Sólo tu, porque muchos dejan de ganar dinero.

Y luego de esta historia sobre el manejo de los productos alimenticios industriales que consumimos, el resultados es que poco a poco nos han creado necesidades, basados en mitos y falsedades, por ejemplo :

  • Comer 6 o más veces al día, incluso sin hambre.
  • El azúcar nos va felicidad.
  • La grasa tapa las arterias (dependiendo del tipo de grasa).
  • La tensión baja es signo de azúcar baja.
  • Sin la TV prendida no puedo dormir.
  • Los antiácidos alivia la «acidez» estomacal.

«La medicina de uno, puede ser el veneno del otro».

Para recuperar el sendero de tu salud, debemos identificar que alimentos son amigos y cuales son tus enemigos. A lo largo de nuestra vida vamos desarrollando sensibilidades e intolerancias a ciertas comidas, producto de nuestros hábitos, entorno, genes, daños metabólicos, etc. y la idea es que logres identificarlos para que elimines o disminuyas su ingesta y puedas tener un mejor desempeño en todos los ámbitos y roles de tu vida.

LOS ANTINUTRIIENTES

Son desarrollados por plantas y vegetales como mecanismo de defensa contra plagas e insectos para evitar ser comidas. El reino vegetal, como seres vivo que son, crean sus propios venenos para defenderse, así como los animales tiene garras, patas para correr, dientes, etc. nosotros los humanos generamos una respuesta cuando nos sentimos amenazados o estamos en peligro, las plantas también hacen lo suyo.

Esos componentes son tóxicos e incompatible con nuestro sistema digestivo, sólo hay que identificar cual de ellos te afecta en mayor medida a ti. Cuando has realizado cambios destacables en tus hábitos, has abandonado el azúcar y los procesados, haces ejercicios, has logrado controlar los niveles de estrés, y aún te sientes fatigado, sufres de cambio de humor, depresión, problemas de inflamación, puedes estar consumiendo un alimento enemigo del reino vegetal que no te sienta bien y debes identificarlo.

  • OXALATOS: Presente en el tomate, berenjena, pimentones, cacao, etc. muy importante deshacerse de las semillas que es donde se concentran la mayor cantidad de su sustancia tóxica.
  • FITATOS: Presente en las almendras.
  • LECTINAS: Presente en granos y legumbres. Causan inflamación, diarrea, vómito, erupciones cutáneas (señales silenciosas porque generalmente no lo asociamos a la comida).

Lo más determinante de estos antinutrientes es que nuestro sistema inmune no los reconoce como agente agresor dentro de nuestro cuerpo y lo confunde con otras proteínas esenciales que producimos de manera natural pasando desapercibida y haciendo estragos.

   

SEÑALES SILENCIOSAS QUE NO DEBES DEJAR PASAR:

  • Alergias.
  • Manchas en la piel.
  • Inflamación crónica.
  • Migrañas.
  • Resequedad.
  • Acné.
  • Fatiga.
  • Falta de ánimo.
  • Depresión.
  • Síndrome de Ovarios poliquístico.
  •  Oscurecimiento de la piel en algunas zonas de tu cuerpo.
  • Ausencia de la Menstruación.
  • Obesidad. (No tan silenciosa).
  •  Intestino permeable.

DATO CURIOSO: Desde 1900 hasta la fecha el incremento de la mortalidad por algún tipo de cáncer ha sido 700%. Ya para 1916 un científico francés asoció, a través de un estudio, la relación entre la incidencia del cáncer con el grado de civilización de un país, por lo que tenemos que considerar que los hábitos de las era moderna pueden ir en contra de nuestra evolución como seres humanos, introduciendo productos que no necesitamos y que sencillamente nuestro organismo no es capaz de procesar porque a nivel evolutivo no estamos adaptados.

Recuperemos nuestra salud, mediante la conexión con nuestro cuerpo, elevemos nuestro nivel de consciencia individual para ponerme en contacto con estas señales. Para conocer mi verdad me conecto, no me comparo con nadie ni tomo atajos.

Para conocernos tenemos que observarnos.

No te pierdas de lo que estoy haciendo a través de mi instagram @mimundo_miblog, estoy dispuesta a usar mi cuerpo como laboratorio de bienestar y salud, desechando lo que no me sirve y adoptando aquellas rituales, hábitos, alimentos, ejercicio que se parezcan a lo que quiero alcanzar. Nos seguimos la pista.